La cera de las velas es también un gran oráculo. Dependiendo de la forma que adquiera cuando cae sobre la base o cuando la ponemos inclinada para que ésta caiga sobre una cartulina, podemos encontrar respuesta a una pregunta que podamos haberle formulado.

Para practicar este oráculo es importante que tengas siempre a mano unos utensilios que son los que te servirán para trabajar y hallar respuestas a tus preguntas. Necesitarás una vela del color asociado a la pregunta, un trozo de cartulina blanca y cerillas de madera.

Cuando tengas clara la pregunta que quieres plantear, enciende la mecha de la vela. Cógela con las dos manos y cierra los ojos. Concéntrate en la pregunta que quiere hacerle. Visualízala, si es posible. A continuación, cuando estés totalmente relajada y con la mente abierta a recibir las respuestas, formúlala en voz alta.

A continuación, inclina con la mano izquierda ligeramente la vela para que la cera resbale y caiga sobre la cartulina. Deja que se enfríe y a continuación observa la forma que adquiere. Dependiendo del dibujo que haga, te está dando una respuesta u otra.

Si la figura que se muestra tiene forma de alas, está relacionado directamente con la espiritualidad, la imaginación y los pensamientos que vuelan en nuestra mente. Hay una importante relación con el amor y el avance en la evolución espiritual. Por lo general, es un elemento a interpretar en el aspecto masculino. Nos anuncia acción, progresos intelectuales, creatividad, mejoría en los pensamientos y en la realización de proyectos.

Si tiene forma de águila, representa la altura y la libertad. Nos dice que el consultante tiene el poder de volar y de elevarse para dominar y destruir lo inferior Estamos ante un símbolo relacionado con la salud y el vigor, por lo que también puede advertirnos de la mejora de alguna enfermedad o molestia.

Si se forma un agujero, tiene que ver con el poder de la fecundación. El agujero está relacionado con el sexo femenino, por lo que simboliza el amor sexual y nos anuncia encuentros inesperados y fugaces, así como todo tipo de relaciones pasajeras y poco trascendentes.

Cuando adquiere forma de ancla, debemos interpretarlo como un símbolo que está relacionado con la salvación y la esperanza, e indica momentos de sosiego. El ancla promete sostén y seguridad, por lo que nos aporta confianza. También tiene relación con la mejoría de los sentimientos, así como la superación de problemas y errores. Si desde la posición en que nos encontramos, aparece invertida, significa que para superar los conflictos será necesario negociar.

Si la cera forma un anillo, es un símbolo de continuidad y de totalidad. En ocasiones, es también la serpiente que se muerte la cola o los restos de la cadena que nos tenía sujetos. Cuando el anillo aparece en las consultas simboliza que el consultante está dotado de la energía, de la eterna sabiduría y la iluminación trascendental aunque sea de manera temporal.

Evidentemente, hay muchas más formas, pero lo importante es que tu intuición te diga lo que significa.