Cuando la Luna está en Escorpio en la carta natal, la persona es muy emotiva. Son posesivas y celosas cuando están enamoradas, y pueden volverse locas si las traicionas.

Viven todo con mucha emoción y pasión, aunque solo la demuestran con la persona amada. Pueden aparentar incluso frialdad cuando están entre amigos, pero en la intimidad, dan rienda suelta a toda su imaginación.

Les cuesta encontrar el término medio. Te lo dan todo o te lo quitan de un plumazo si les fallas.

Compatibilidad de la Luna en Escorpio con otras lunas

Vamos a ver la compatibilidad existente con otras personas, según la posición lunar.

Luna en Escorpio y Luna en Aries

Quienes tienen la Luna en Aries son personas de mucha agilidad mental. Suelen ser bastante impacientes y que no se cumplan sus planes les sienta bastante mal. Puede haber una buena compenetración con las personas que tienen la Luna en Escorpio si hay armonía. Pues las discusiones entre ambos pueden acabar en auténticas batallas, donde la reconciliación parece inalcanzable. Disfrutarán de la aventura y compartiendo nuevas experiencias. Sin embargo, su relación puede pasar del amor al odio en solo un instante.

Luna en Escorpio y Luna en Tauro

En esta relación alguno tendrá que dar su brazo a torcer, y a ambos puede que les cueste demasiado. Las personas con la Luna en Tauro son de ideas fijas y además no se rinden fácilmente. Les gusta la estabilidad en el hogar y cuando se enamoran, estarán dispuestos a hacer cualquier cosa por su pareja. Esto puede ser algo que agrade mucho a los nativos con la Luna en Escorpio. También se desharán por complacer a su pareja y les dedicarán toda su atención y su pasión. Quizás busquen algo más de emoción y aventura que sus compañeros. Los nativos con la Luna en Tauro suelen tener los pies muy pegados a la tierra. Les gustan los pequeños placeres,  estar rodeados de comodidades y también de ciertos lujos.

Luna en Escorpio y Luna en Leo

Las personas con la Luna en Leo son muy optimistas, alegres y divertidas. Son presumidas y muy activas, algo que entusiasma a los que tienen la Luna en Escorpio. Pueden formar una pareja muy entretenida en la que haya mucha química y lo pasen muy bien. Quizás puede existir algún problema de celos y control. Los que tienen la Luna en Leo quieren ser el centro de todas las miradas y eso a su pareja le puede molestar. Además, si sienten que les coartan su libertad y no les dejan desarrollarse cómo quieren, pueden defender más su independencia. Y los que tienen la Luna en Escorpio, tenderán a querer atar en corto a su pareja. Luego los problemas pueden aparecer si no llegan a un acuerdo.

Compatibilidad de la Luna en Escorpio con signos solares

Luna en Escorpio y Sol en Géminis

Esta combinación puede desarrollar una gran magnetismo entre la pareja. Aunque también corren el riesgo de que se convierta en algo efímero. El sentido del humor que desprenden las personas con el Sol en Géminis resulta altamente cautivador. Tienen una gran creatividad y mucha facilidad de palabra. Pero necesitan una constante motivación y alejarse de los dramas. No se sentirán cómodos si su pareja les monta numeritos por los celos cuando se dediquen a hablar con todas las personas que puedan.

Luna en Escorpio y Sol en Cáncer

Los nativos con el Sol en Cáncer pueden sentirse cautivados por la pasión con la que demuestran su amor los nativos de la Luna en Escorpio. Y estos se sentirán a gusto con alguien en quien pueden confiar plenamente. Alguien que saben que no les va a traicionar cuando están realmente enamorados. Puede que el amor entre ambos surja lentamente, ninguno se andará con muchas prisas. Unos por miedo al compromiso y los otros por temor a demostrar lo que realmente sienten.

Luna en Escorpio y Sol en Libra

Ambos son personas curiosas y sociables. Los que tienen el Sol en Libra son más diplomáticos que sus compañeros. Pueden frenar sus impulsos, sobre todo para evitar un conflicto mayor. Pero a quien tiene la Luna en Escorpio le resultará más complicado frenar esa pasión que nace en su interior. Le cuesta más dar su brazo a torcer y su pareja será la que tenga que ceder y adaptarse, pues lo hace con mayor  facilidad.